Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 21 de mayo de 2009

Los niños y la creatividad

Muchas veces la capacidad creadora natural se pierde a edades muy tempranas o pasa inadvertida debido a múltiples causas, entre ellas, una enseñanza estereotipada de técnicas y métodos poco significativos para los niños.

Por lo tanto generar un espacio de expresión libre, donde el juego, la exploración, y sus propios intereses sean punto de partida fundamental, es de vital importancia para que la capacidad creadora se desarrolle y enriquezca.

De ese modo podrán abordar contenidos propios del área artística trabajando en proyectos individuales y/o grupales, favoreciendo la integración, la diversidad, la responsabilidad, la individualidad, el pensamiento y conciencia críticos, la experimentación.



Contexto

El taller gira en torno a la conciencia ecológica.

La contaminación, el mal uso de los recursos, la generación desmedida de residuos, la extinción de especies y ecosistemas enteros, etc. nos afectan, forman parte del contexto que nos define, por lo tanto determina nuestras vidas y las producciones lo reflejarán de algún modo, sea en las imágenes que surjan o en los materiales elegidos por los alumnos.

La observación de nosotros en relación al entorno, la investigación y toma de conciencia, la libre expresión, son esenciales y forman parte de los principales objetivos del taller.


¿Cómo vamos a trabajar?

Con motivación propia: ideas que los niños traen o surjan en el taller.


¿Con qué vamos a trabajar?

Es la parte más divertida!

El taller de Arte de libre expresión, reciclado material y emocional, contará con: botellas, bolsas, cartones, papeles, maderas, telgopor, tapitas, etc, todo lo que generalmente se tira, nos servirá para construir cosas interesantes. También reciclaremos emociones y estados que nos contaminan, agresividad, miedos...

Además, nos valdremos de materiales tradicionales, siempre usados en Arte: pinceles, pinturas, arcilla, telas, caballetes, musica, textos, el cuerpo, el espacio, el tiempo.



Entonces...

¿Vamos a construir?